La Universidad Nacional de la Plata se convierte en la primera del país en abastecerse de energía solar fotovoltaica. El Programa Iresud busca promover la energía solar distribuida en las ciudades.

La facultad de informática de la Universidad Nacional de la Plata logra abastecerse en un 20% de energía solar fotovoltaica, convirtiéndose en la primera institución de educación del país que utiliza energía renovable para su autoabastecimiento. La instalación de 72 paneles solares en la Facultad de Informática para el abastecimiento de energía es el punto de partida para una iniciativa del programa Iresud, que promete extenderse a otras dependencias de la UNLP. Ahora, la Unidad Académica de 50 y 120 es pionera en el uso de este tipo de recursos renovables.

Los paneles fueron instalados a mediados del año pasado en la terraza de la facultad sobre una estructura de hierro.  Se trata de módulos de silicio cristalino de origen italiano, formados por 60 celdas de aproximadamente 1,7 metros de alto por 1 metro de ancho. En total, los 72 paneles generan una potencia aproximada de 17 KWp (kilowatt pico). Cada uno produce 235 Watt pico / 30 Voltios.

Iresud es un proyecto público en Argentina, llevado a cabo por la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Universidad Nacional de San Martín, con apoyo de 5 empresas privadas. El Objetivo del programa es introducir en el país la tecnología solar fotovoltaica distribuida, asociada a la interconexión de red eléctrica en áreas urbanas y periurbanas. Para contar con la mayor acumulación de Know How, los proyectos fotovoltaicos se instalan por ejemplo en los organismos de ciencia y tecnología involucrados, como las universidades, para facilitar el análisis, ensayo, determinación de eficiencia y calificación de diseños. Además los proyectos sirven de guía educativa.

Javier Díaz decano de la Facultad de Informática expresó que “este proyecto, además de mostrar la viabilidad de una instalación  para proveer energía limpia y sustentable, tiene un alto impacto  educativo en los alumnos de la Facultad debido a que la instalación se  ha realizado resaltando su visibilidad, el diseño de los paneles, la eficiencia energética y su relación con el clima a través de las  mediciones realizadas con la estación meteorológica.

Iresud está investigando e implantando los primeros proyectos pilotos para mostrar que este cambio a un nuevo modelo energético es posible.

El programa también se ocupa de una de las partes más importantes para la implantación de proyectos de energía renovables, que es desarrollar e impulsar el establecimiento de instrumentos normativos que promuevan en el país los sistemas fotovoltaicos distribuidos conectados a red.

En Argentina, el gobierno está tratando de diversificar la matriz energética por medio de energía renovable, ya que existe una necesidad real creada por el crecimiento acelerado de la demanda energética, el aumento del coste de los combustibles fósiles y la caída de las reservas del gas natural, que ya supone un 50% en los últimos 10 años y pueden comprometer el suministro futuro.

Ante esta situación es fundamental que Argentina comience a desarrollar un marco jurídico estable para las políticas de reducción y eficiencia en el consumo energético, así como facilitar la integración de las energías renovables, realizando inversiones que permitan mejorar las infraestructuras y eliminar barreras a la entrada de proyectos nuevos de energía limpia. La energía fotovoltaica integrada en la ciudad y para usos domésticos y comerciales supondría un gran ahorro. El uso de paneles fotovoltaicos y colectores solares para viviendas y comercios podrían aportar un suministro importante de energía, llegando a sustituir el abastecimiento de gas en las familias para la utilización de agua caliente sanitaria por ejemplo.

http://www.suelosolar.es/newsolares/newsol.asp?id=9745