La energía solar es una fuente renovable, inagotable y esencialmente no contaminante. En el caso de la energía solar fotovoltaica, es decir, la transformación de la energía del sol en energía eléctrica, la misma posee una cantidad muy diversa de aplicaciones, ya sea utilizando alternativas de acumulación de la energía generada o bien conectando el generador a la red eléctrica. Los objetivos principales del proyecto consisten en desarrollar en la Argentina la regulación que permita la conexión de sistemas fotovoltaicos a la red eléctrica (de baja tensión) pública, instalar sistemas piloto para el estudio y ensayo de componentes, desarrollar tecnología y conocimiento local, y capacitar recursos humanos especializados. La generación de energía eléctrica mediante sistemas solares fotovoltaicos permitirá complementar la generación de electricidad mediante fuentes convencionales como los combustibles fósiles, la hidroeléctrica de gran escala y la nuclear. Asimismo, contribuirá paulatinamente a la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, producto del quemado de combustibles fósiles, con sus consecuentes ventajas sobre el medio ambiente. Los sistemas fotovoltaicos (FV) podrían instalarse en cualquier casa o edificio, teniendo en cuenta la orientación y el ángulo de inclinación del panel solar, así como las posibles sombras producidas por objetos circundantes.

En países como Alemania, el uso de la energía solar fotovoltaica para la generación de energía eléctrica en forma distribuida forma parte de la matriz energética, teniendo actualmente instalado más de 20.000 MWp(*) y proyectando para el año 2050, que el 100% de la generación eléctrica se realice con fuentes renovables. Si bien en Argentina, como en otros países latinoamericanos, estamos un paso atrás, es importante destacar que se cuenta con las capacidades necesarias para el desarrollo de las energías renovables y es imprescindible plantear un lineamiento de trabajo que permita en un futuro el desarrollo de un mercado nacional. No obstante cabe señalar que ya se han realizado instalaciones FV conectadas a la red eléctrica en forma concentrada (centrales), como es el caso de la planta de 1,26 MWp operada por EPSE, (la empresa de energía de la Provincia de San Juan), y se encuentran en construcción una central de generación de 20MWp en la misma Provincia, en el marco del Programa GENREN llevado a cabo por ENARSA. Asimismo, existe un marco de promoción de las energías renovables, que incluye la generación solar FV, dado por la Ley Nº 26190/06. Sin embargo, la utilización de la generación distribuida aún no se ha instrumentado y como se dijo anteriormente, es el objetivo principal de este proyecto. (*)MWp: mega watt pico.

¿Por qué utilizar la Generación Distribuida?

  • Datos del AMBA (a modo de ejemplo):
  1. 33% de la población del país.
  2. 40% del PBI.
  3. Produce sólo el 26% de la energía que consume, que proviene de centrales en base a combustibles fósiles (gas y petróleo).
  • Aprovecha la Energía Solar disponible en grandes centros urbanos, donde se concentra la mayor parte del consumo.
  • Acerca los centros de generación eléctrica al usuario final.
  • Mejora la eficiencia energética al minimizar pérdidas por transmisión.
  • Genera en los usuarios sensibilidad respecto del medio ambiente.
 Anual
 Demanda en CABA (MWh)  11,9 x 106
 Rad. Global diaria (KWh/(m2.día))  4,51
 Superficie paneles solares (m2) – 2% del total  4,4 x 106
 Potencia Sistema FV – 130 W/m2 (MW)  570
 Energía producida sistemas FV (MWh)  0,9 x 106
 % de Energía generada con sistemas FV  7,70%
 Ton CO2 evitadas (0,6 Ton/MWh)  554000

Nota: la radiación global diaria es un valor medio anual.Fuente: D. Fernández, “La Energía Solar FV: Sistemas FV integrados a Red en la CABA”, Jornadas sobre E.R. para la C.A.B.A. en el Marco del Cambio Climático, Defensoría del Pueblo (2010).