Lo indicó Julio Durán, miembro de IRESUD y director del proyecto que tiene como fin diseñar, instalar y operar sistemas de paneles solares fotovoltaicos para volcar la energía obtenida al tendido eléctrico. Desde el consorcio de empresas celebran el cumplimiento de un año del proyecto de abastecimiento energético por esta vía sobre el Centro Atómico Constituyentes, uno de los emprendimientos más ambiciosos

IRESUD, proyecto de asociación público/privada que tiene como objetivo impulsar el uso de la energía solar para la generación eléctrica conectada a la red, celebra el aniversario de la utilización de esta fuente en el Edificio Tandar del Centro Atómico Constituyentes.

En dicha locación se instaló un sistema compuesto por 23 paneles de 215W (4945 Watt) con un inversor de 4600W. En un día con condiciones climáticas óptimas genera aproximadamente 25kWh diarios mientras que el consumo estimado de una vivienda tipo está en el orden de los 600 kWh por bimestre.

El inversor cuenta con protecciones internas contra fallas de la red, previniendo que si la tensión o frecuencia se corren de cierto rango de operación el inversor sale de funcionamiento.

También cuenta con protección contra cortes en la red eléctrica, por las dudas que un operario provoque un corte adrede para realizar mantenimientos, el inversor debe dejar de inyectar energía para prevenir accidentes. Para ello el equipo está constantemente monitoreando el estado de la red.

Si bien este tipo de instalaciones no permite independizarse de la red, ya que durante la noche el sistema no tiene forma de generar energía y hay que consumirla de la red u otra fuente, permite disminuir el uso de combustibles fósiles durante el día.

Julio Durán, director del proyecto, en diálogo con Energía Estratégica dice que se trata del aniversario de un importante trabajo que han hecho con la gente de IRESUD, pero lo que realmente reivindica son todas las instalaciones que se han ido colocando en distintos puntos del país,enmarcados en el proyecto.

Se está sumando a otras instalaciones hechas en otros puntos del país que están impulsando o intentando impulsar el desarrollo de esta tecnología”, explica.

El objetivo principal del proyecto es el desarrollo de reglamentaciones y regulaciones que permita que cualquier privado, ya sea una empresa o una industria, un particular o una vivienda, pueda instalar en su domicilio legal sistemas fotovoltaicos conectados a la red e inyectar energía a la como si fuera un generador”, señala.

En cuanto las superficies que debe tener los techos de los domicilios, Durán asegura que con 15 m2 un particular puede montar un conjunto de 8 paneles, la medida más pequeña que ofrece IRESUD.

Para una vivienda particular podrían instalarse tranquilamente 8 ó 12 paneles”, calcula el especialista. Dice que la medida más amplia que proponen es la de 20 paneles porque ellos trabajan con “dimensiones más bien ‘domiciliarias’, que empresariales”.

Una instalación de 8 paneles puede generar un promedio de 200 kW hora por mes. Y el consumo aproximado de una vivienda de familia tipo consume alrededor de 300 kW hora por mes”, ejemplifica y aclara que lo estimado está calculado en verano, época del año donde se absorbe más energía. “Generaría dos tercios de lo que consume la vivienda”, remata.

Durán indica que si bien un hogar gasta más energía de noche que de día, con las oficinas sucede lo contrario, ya que generalmente operan turnos de mañana y tarde. “En el microcentro porteño seguro que el pico de consumo no es a la noche”, razona.

Cuando uno mira las curvas de consumo de todo el país, hay un pico importante de consumo a las 2, 3 de la tarde y otro pico importante alrededor de las 9 de la noche. La generación solar contribuiría a aportar energía en los momentos del pico del mediodía”, observa y ejemplifica: “En verano, cuando más golpea el sol, más consumo hay por el encendido de aires acondicionados”.

Consultado sobre las dificultades que encuentran algunas provincias para la implementación de normativas para la inyección de energía ‘limpia’ al tendido de baja tensión, Durán dispara: “el tema es complejo, hay muchos intereses en juego

Cuenta que tienen diálogos y lazos de cooperación con la Secretaría de Energía de la Nación, donde han prestado apoyo para muchas de las iniciativas que han llevado adelante, pero que el tema “ha sido complejo en otros países y no hay motivo para que deje de serlo en Argentina”.

Distribuidoras de energía que bajarían sus ingresos al notar menos consumo energía por el autoabastecimiento de los usuarios y tarifas subvencionadas, son los 2 grandes problemas que tienen las empresas que quieren comercializar con paneles fotovoltaicos.

A las distribuidoras no le gusta demasiado el tema porque les cambia su paradigma de funcionamiento. Ellos compran energía por un lado y la venden por otro, pero del lugar donde la venden no compran, también”, suelta con respecto al vínculo que se podría llegar a dar entre usuario-distribuidora en el caso de que el primero tuviera paneles y, con ello, energía para comercializar con las empresas.

Con respecto a la factura de luz, analiza: “Tenemos tarifas eléctricas convencionales fuertemente subsidiadas, que están muy alejadas del costo de generación, pagamos el kW hora  mucho menos de lo que cuesta generarlo”.

La decisión tiene que venir desde la política, con una Ley Nacional o Provincial y su respectiva reglamentación”, razona.

Si no hay algún incentivo en la colaboración con otras fuentes, en particular con las renovables que no dañan el medio ambiente, es imposible instalarlas en el mercado porque están compitiendo en una desigualdad de condiciones absoluta”, observa y concluye: “Es imprescindible que esto se promueva a partir de una tarifa diferencial”. Es decir, impulsando un descuento en la factura de luz a partir de la inyección de energía limpia a la red de baja tensión.

http://www.energiaestrategica.com/inyectar-energia-limpia-a-la-red-es-imprescindible-se-promueva-a-partir-de-una-tarifa-diferencial/