Alrededor de 50 empresas participan del debate. El proyecto está siendo coordinado por la Fundación Biósfera y el OPDS, interesadas en resolver las problemáticas ambientales. Se está analizando el potencial del sector en la provincia y ya se están gestionando créditos blandos ¿Cómo puede impactar esta iniciativa a nivel país?

r iniciativa de la Fundación Biósfera, en conjunto con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), se puso en marcha la primera instancia del programa “Implementación de energías alternativas y renovables en la provincia de Buenos Aires”.

La propuesta busca promover el uso de energías alternativas en el territorio provincial, con el fin de brindar solución a algunos de los problemas ambientales que hoy azotan al mundo entero.

En este sentido, el presidente de la Fundación BiósferaHoracio de Belaustegui, destacó que “se trata de asumir un compromiso que sea capaz de mitigar el cambio climático. En unidad con el Estado, pero también con una proyección global en el mediano y largo plazo”.

La primera etapa del proceso se caracteriza por un relevamiento que tendrá por objetivo establecer la realidad actual de la provincia, en cuanto a recursos y servicios en el campo. Se determinará la existencia de fabricantes, armadores, instaladores e importadores, en pos de reconocer capacidades de desarrollo con relación a tecnologías tendientes a optimizar el uso de los recursos naturales.

Son invitadas a participar, industrias y empresas afines a la fabricación de celdas fotovoltaicas, calefones solares, aerogeneradores, biodigestores, entre muchas otras que caracterizan al sector.

Además, el programa se pondrá a disposición  de los Colegios de Profesionales para que puedan  trabajar en conjunto y se consensuarán facilidades para las industrias, como acceso a líneas crediticias a través del Banco Provincia.

“No se puede desarrollar un proyecto en materia de energías alternativas, sin conocer el universo en el cual estamos insertos: qué es lo que tenemos y cuáles son las potencialidades de los distintos actores sociales”, explicó el dirigente.

Para ello, se apeló a una reunión de la que participaron los distintos actores involucrados, tanto de empresas pymes como industriales de mayor magnitud.

“La convocatoria que se llevó a cabo en la Cámara de Construcción de La Plata, sirvió para que los interesados expusieran su punto de vista, problemáticas y para que dieran a conocer las bondades y limitaciones de los productos que ofrecen”, explicó el edil. Poco después ratificó que el recabado de información previa, es indispensable para poder dar el siguiente paso.

La idea de este programa es que sea efectivo en el marco de una política de Estado que, como tal, debe hacer al bien común. “Queremos que esto tenga un inicio, pero también asegurar su continuidad”, dijo el Presidente al respecto. Con relación a los costos, estableció que son mucho más accesibles que en otros tiempos, con recursos factibles de ser instalados en futuros edificios, en la industria, pero también accesibles a la familia tradicional.

“La amortización se hace en menor tiempo, con posibilidad de acceso a muchos años gratis porque gran parte de estos artefactos no son mecánicos, entonces el desgaste también es muy bajo. En este contexto, el proyecto implica también una ayuda para el bolsillo”, explicó Belaustegui.

En principio, el ámbito en el que será desarrollado, se limita a la provincia de Buenos Aires. No obstante, una vez estudiadas las perspectivas para su desarrollo tanto en el área pública como privada, en urbes, industrias e incluso en espacios rurales, no descartan la posibilidad de expansión hacia nuevos horizontes.

Respecto del marco legal, la autoridad aseguró que existen leyes nacionales y provinciales con relación a las energías renovables, que muchas veces no son aplicadas. Por ende, también se encuentran en pleno proceso de estudio del campo jurídico, siempre con fines de fortalecer al proyecto con un marco regulatorio apropiado. “La idea es que esto sea algo serio y factible”, dijo el representante

Por el momento, no se encuentran definidos los mecanismos de funcionamiento que regirán a la propuesta de manera definitiva. Sin embargo, las perspectivas hasta el momento son altamente positivas y van en consonancia con una tendencia clara de profundizar en materia ambiental.“Hemos corroborado que contamos con tecnología, infraestructura y demás elementos necesarios para llevar adelante la propuesta”, señaló.

Desde la Fundación Biósfera trabajan desde hace tiempo y de forma activa, en todo lo concerniente al desarrollo sustentable. Observadores de la Fundación del Cambio Climático de las Naciones Unidas del año (1998), pujan por efectuar el compromiso de un documento capaz de reemplazar al Protocolo de Kioto, en  2015. Y con esa misma impronta, abordan esta nueva propuesta para la provincia de Buenos Aires.

En este escenario, las expectativas son más que positivas. Argentina cuenta con capacidad exportadora en materia de aerogeneradores, así como desarrollo nacional de calidad, en cuanto a mediana y alta potencia. Las partes están muy interesadas y en constante crecimiento, incluso dentro de una realidad macroeconómica que bien podría restar.

“Descubrimos energía e interés en avanzar; se cree en lo que se está haciendo. La energía que consumimos es muy costosa, cuando la podemos obtener del sol que no nos cobra por mes; además contamos con regiones donde la luz solar llega en grandes caudales, ideal para ser aprovechada. La clave está en pensar medidas para que esto continúe”, culminó el presidente de Biósfera. DesdeEnergía Estratégica, brindamos por la prosperidad de la propuesta. 

http://www.energiaestrategica.com/buenos-aires-incorpora-a-las-energias-renovables-como-politica-de-estado/